Все о коронавирусе в Азербайджане

                                                                            Онлайн центр квантового мышления

Вторник, 30 Март 2021 13:14

En Azerbaiyán, los soldados judíos son patriotas

Автор

Por Silvia Schnessel

(JTA) – Durante décadas, el rabino Zamir Isayev ha rezado las mañanas de Shabat por el gobierno de su Azerbaiyán natal, una nación de mayoría musulmana situada al noroeste de Irán.

CNAAN LIPHSHIZ

En medio de los combates mortales entre Armenia y Azerbaiyán por el territorio en disputa, el rabino ha añadido una oración especial por el bienestar de los soldados de Azerbaiyán, que continúa con su oración habitual por las tropas israelíes.

“Israel es mi país como judío. Azerbaiyán es mi país como azerí”, dijo Isayev, de 40 años, a la Agencia Telegráfica Judía. Nació en Bakú, la capital de Azerbaiyán, pero creció en Israel y sirvió en su ejército.

El patriotismo de Isayev es típico de los judíos azeríes, una de las comunidades judías más antiguas del mundo, cuyas sinagogas suelen mostrar banderas azeríes e israelíes, así como fotografías de miembros de la comunidad que dieron su vida luchando por Azerbaiyán y antes de eso por la Unión Soviética.

Imagen de una victima judia de la guerra de 1992 cuelga en la sinagoga georgiana de Baku, Azerbaiyan, en julio de 2018 (Cnaan Liphshiz).

Isayev tiene razones adicionales para orar por los soldados. Docenas de miembros de su minoría de unas 8.000 personas están sirviendo en el ejército de Azerbaiyán, que sufrió más de 2.000 muertes en los combates el año pasado con Armenia por la disputada región de Nagorno-Karabaj. Aunque las partes firmaron un armisticio en noviembre, las tensiones en la zona seguían siendo altas al escribir esta nota.

Uno de los soldados judíos que participó en los combates es David Sadiyev, de 26 años, graduado de la escuela secundaria judía en Bakú. Isayev le enseñó a cantar el segmento de la Torá de su bar mitzvá.

Cuando Sadiyev regresó a casa durante una calma relativa en la zona fronteriza, fue destacado en los medios de comunicación azeríes, donde lo presentaron como símbolo de tolerancia y coexistencia étnica en Azerbaiyán y su ejército. En una entrevista con Trend, un importante sitio de noticias, lo fotografiaron poniéndose tefilín y posando con las banderas azerí e israelí.

DayTube, la versión azerí de YouTube, presentó un video de Sadiyev diciendo “¡Viva la amistad entre Azerbaiyán e Israel! ¡Karabaj es Azerbaiyán!” antes de disparar su AK-47 varias veces al cielo.

“Por supuesto que estoy preocupado por ellos”, dijo Isayev sobre sus antiguos alumnos y feligreses que sirven en el ejército. “Pero también estoy increíblemente orgulloso de ellos”.

La atención dedicada a Sadiyev probablemente se dirigió desde la cima en Azerbaiyán, una dictadura rica en petróleo sin prensa libre y un control estricto sobre las redes sociales, para resaltar la tolerancia religiosa en el país.

“Este es un país donde el antisemitismo simplemente no es un problema“, dijo Isayev.

Ese sentimiento parece ser el consenso entre los líderes y miembros de la minoría judía de Azerbaiyán, que lo han repetido tanto dentro como fuera del registro en entrevistas con la Agencia Telegráfica Judía y otros medios.

“Azerbaiyán tiene muchas minorías: rusos, cristianos, iraníes, incluso armenios”, dijo Isayev, “pero los judíos son vistos aquí como aliados especialmente leales y apreciados. No somos una minoría étnica más aquí”.

Es un aspecto de la sociedad azerí que se basa en la historia, según Zeev Levin, experto en las comunidades judías de Asia Central e investigador del Instituto Truman.

“Los judíos han vivido en Azerbaiyán durante tanto tiempo que son anteriores a muchas de las otras poblaciones allí”, dijo. “Eso marca una gran diferencia con lugares como Ucrania, donde llegaron como forasteros y todavía son vistos por muchos como tales”.

En toda la ex Unión Soviética, las comunidades judías a menudo temen las olas de nacionalismo como la que se exhibe en Azerbaiyán porque a menudo han resultado en una explosión de antisemitismo.

No es así en Azerbaiyán, según Levin e Isayev.

“El miedo a tales cosas no es relevante para esta parte del mundo”, dijo Isayev.

Incluso cuando Azerbaiyán era parte de la Unión Soviética, a los judíos se les permitía seguir practicando su fe, lo que la convierte en una excepción entre las repúblicas soviéticas.

El Islam radical tiene poca presencia pública en Azerbaiyán, cuya capital presenta una estatua prominente de una mujer que se quita el velo. La “Estatua de una mujer liberada” fue construida en la década de 1960 bajo el comunismo, dijo Isayev, “pero el hecho de que se haya quedado, y nunca haya atraído ningún acto de vandalismo, dice mucho”.

En Azerbaiyán, los judíos de las montañas, o juhuro, son la más grande de las tres comunidades judías, seguidas por los ashkenazim y los georgianos étnicos. Con un linaje que data de los judíos de la antigua Persia, se cree que los juhuro se asentaron en la región hace 1.000 años. Hablan juhuri, una mezcla de farsi y hebreo antiguo.

Vista del interior de la oficina del presidente de la comunidad religiosa de los judios de las montañas azerbaiyanas en Guba, 2013. Se exhibe una menora, una fotografia y un busto de oro de Heydar Aliyev, el difunto fundador del nuevo Azerbaiyan, la bandera nacional de Azerbaiyan y la bandera israeli. (Reza / Getty Images)

En Azerbaiyán, muchos judíos de las montañas tienen hogares o viven en Krasnaiya Sloboda, una ciudad en el norte del país donde cientos de judíos de las montañas venidos del resto del país y más allá se reúnen para visitar las tumbas de sus antepasados ​​cada año en Tishá b’Av, un día de luto en el judaísmo por la destrucción de los Templos de Jerusalén.

Las mujeres lloran a sus familiares en el cementerio con vistas a la ciudad judia de Krasnaiya Sloboda, en el norte de Azerbaiyan, el 21 de julio de 2018 (Cnaan Liphshiz).

Pero el centro de la vida judía en Azerbaiyán es Bakú, una metrópolis bulliciosa que recuerda a Jerusalén por su mezcla de arquitectura moderna, el antiguo barrio de la Ciudad Vieja, una vez una parada importante en la Ruta de la Seda, y las fachadas de piedra de color claro de muchos de sus edificios.

Bakú tiene seis sinagogas, un restaurante kosher, dos escuelas judías y un jardín de infancia judío, entre otras instituciones comunales.

Hombres rezando en la Sinagoga Cúpula Seis de Krasnaiya Sloboda, Azerbaiyan, el 21 de julio de 2018. (Cnaan Liphshiz)

Azerbaiyán es también uno de los únicos países de mayoría musulmana en el mundo donde el Holocausto se enseña en las escuelas como parte del plan de estudios obligatorio.

Los hoteles en Bakú suelen enarbolar la bandera israelí junto con los de otros países, incluidos Rusia, Francia y Estados Unidos, en un atractivo para los turistas de esas naciones. Los israelíes a menudo son tratados con amabilidad, especialmente por el personal del ejército y los veteranos que preguntan sobre el servicio militar de los visitantes. Israel también juega un papel destacado en el armado y entrenamiento del ejército azerí, un aliado conveniente a las puertas del principal enemigo Irán. Ese hecho es bien conocido allí y suscita expresiones de gratitud y admiración por parte de los lugareños hacia los israelíes.

Pero Isayev dijo que la amistad entre Israel y Azerbaiyán se basa en algo más que intereses compartidos.

“Los judíos han estado durante mucho tiempo en el tejido del pueblo de Azerbaiyán”, dijo. Pero más allá de la historia compartida, “el pueblo judío y el pueblo azerí comparten un arma secreta que es más poderosa que la tecnología: la diversidad y la mente abierta”.

De la traducción (c) Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

 

En Azerbaiyán, los soldados judíos son patriotas (enlacejudio.com)

 

Прочитано 121 раз

последние новости

Top 10 Самые Популярные Новости